sábado, 16 de febrero de 2008

MERCOSUR ¿Porqué se sigue discutiendo el tema?


El MERCOSUR es una cuestión vital para nuestro pueblo; relegarlo o desconocerlo tendrá trágicas consecuencias, pues ninguno de los problemas que aparecen como de mayor interés público, tienen posibilidad de solución adecuada y justa fuera del contexto regional, al que estamos destinados inexorablemente por la geografía y por la historia.-

Hay varias hipótesis que en Paraguay todavía se discuten respecto a nuestro proceso de integración regional:
1) Proseguir profundizando la unión aduanera, pero desacelerando su ritmo.
2) Converger hacia una zona de libre comercio (ZLC).
3) Denunciar el Tratado de Asunción (TA).
4) Acelerar el proceso de integración priorizando las dimensiones políticas, sociales y medio ambiental.

La primera hipótesis supone avanzar en la consolidación del libre comercio para todo el universo de bienes y servicios de origen intrazona, mediante el desmantelamiento de las restricciones no arancelarias (RNA), pero al mismo tiempo dejar en suspenso algunas negociaciones en curso, especialmente relacionadas con el arancel externo común (AEC) y regimenes especiales, y las políticas públicas que distorsionan la competitividad, como las medidas de política monetaria y el régimen cambiario (devaluaciones, etc.). A favor de esta hipótesis se dice que dará tiempo para reacomodar los intereses económicos y políticos de los sectores afectados por la regionalización; y que al mismo tiempo permitirá mantener la capacidad negociadora
de MERCOSUR como bloque frente al ALCA, la Unión Europea, etc.

El aspecto negativo de esta hipótesis es que la lentitud del proceso de regionalización puede conducir a un posicionamiento desventajoso del Paraguay y de los otros miembros del MERCOSUR, frente al ritmo ágil que EE.UU., la UE y otros bloques y países, imprimen a las negociaciones bilaterales sobre acuerdos de libre comercio, con países sudamericanos no integrantes de MERCOSUR, evitándose con ello la posible extensión de nuestro bloque subregional a todo el continente.

La segunda hipótesis implica eliminar el propósito del Tratado de Asunción de construir un mercado común en esta sub región, pues supone asegurar solamente la libre circulación de bienes y servicios entre los estado- partes (arancel cero), pero suspender o eliminar el AEC. También conlleva negociaciones bilaterales separadas o independientes de los miembros del MERCOSUR con otros países o bloques.

Esta hipótesis sugiere retroceder o desmantelar el nivel de integración ya alcanzado en MERCOSUR, pues la etapa de libre comercio ya ha sido superada para el 100% del universo arancelario de intrazona. De realizarse esta hipótesis reaparecerán nuevas RNA, y se inventaràn otros tipos de aranceles a las exportaciones dentro de MERCOSUR, como ocurría en la época en que solamente regía la ALADI. El resultado a corto o mediano plazo serà la desaparición de MERCOSUR, con sus consecuentes costos políticos; se perderà el liderazgo regional adquirido durante las negociaciones del ALCA, y la reanimación del proyecto norteamericano de imponer el ALCA, sometiéndola a sus exclusivos intereses geopolíticos y militares.

La tercera hipótesis significa hacer realidad a muy corto plazo las amenazas ya mencionadas para la segunda hipótesis. La pérdida de membresía en MERCOSUR implica la no participación de Paraguay en el bloque MERCOSUR en las negociaciones que se efectúan en la OMC, con EEUU, la UE, etc; la supresión de los avances logrados en la implementación de la política comercial común (AEC), la defensa comercial y competencia desleal; desmantelar la política común de relacionamiento con Chile, Bolivia, CAN, UE, OMC, México, India, etc.

Por otra parte, significa renunciar a los avances sustanciales ya operacionalizados o en via de ejecución, logrados al interior del MERCOSUR, respecto a la liberación del comercio de servicios; compras gubernamentales; solución de controversias; acuerdos en materia fitosanitaria; educacionales o culturales; propiedad intelectual; inversiones; telecomunicaciones; transporte; infraestructura; energía; habilitación de títulos profesionales; pérdida de membresía en el PARLASUR, etc.

Finalmente, con la denuncia del Tratado de Asunción, la integración política y monetaria será imposible en MERCOSUR y en América del Sur. De concretarse esta hipótesis será un suicidio, pues el Paraguay quedará aislado y asfixiado por su mediterraneidad; solo podrá sobrevivir como estado brasilero o como provincia argentina, con la pérdida total de su ya endeble soberanía.

La cuarta hipótesis es mi visión personal y mi utopía, para cuya concreción he dedicado y seguiré dedicando todos mis afanes y esfuerzos por el resto de mi vida.

Por esas razones, como candidato a primer titular al PARLASUR por la Alianza Tricolor (PDC – PRF), considero importante instalar el tema MERCOSUR en la agenda de las elecciones a realizarse el 20 de abril próximo.

Seguir analizando y debatiendo hipótesis basadas en la reanimación del modelo obsoleto y perimido de estado nacional autárquico y soberano, supone ceguera política e ignorancia estratégica, en un planeta cada día más globalizado y más mundializado.




Jorge Dario Cristaldo Montaner