miércoles, 5 de marzo de 2008

El consumidor paraguayo otra vez la víctima

¿Por qué se habla de “contrabando de harina.”?

JORGE DARIO CRISTALDO M.

Dice la información que “el gobierno pedirá auxilio a Argentina para contener el contrabando de harina, porque pone en jaque la industria local; unas de las medidas es pedirle que restrinja la comercialización en la frontera”

El Ministro de Hacienda, ignorante de las normas internacionales vigentes en el MERCOSUR, hace afirmaciones violatorias de la constitución y los tratados celebrados por Paraguay, cuando expresa que “la idea es restringir la venida de productos en la frontera e instalar mas puestos aduaneros para ejercer un mayor control ”.

Técnicamente es impropio hablar de “contrabando de harina argentina”, porque existe contrabando solo cuando un producto se introduce al país sin pagar derechos aduaneros; esto no es posible porque el Tratado de Asunción establece la libre circulación de productos de origen intrazona, y la eliminación o supresión de aranceles a la importación y exportación de esos bienes dentro de la región. No existe ninguna posibilidad jurídica de que haya “contrabando de harina”.

Tampoco el gobierno puede invocar ningún argumento para solicitar a la Argentina que contenga un contrabando jurídicamente imposible de existir.

Resulta torpe y peligroso que el ministro diga que va a instalar nuevas aduanas en el límite con Argentina, para impedir el contrabando. Ya no deben existir “puestos fronterizos “entre Paraguay y Argentina, porque en el MERCOSUR son ilegales los controles aduaneros y otras restricciones no arancelarias que obstaculizan el comercio intraregional.

Lo único que harán esos funcionarios es exigir coimas a los desprevenidos comerciantes de la harina, o secuestrar las mercaderías, en complicidad con los militares y policías que les apoyen en esa gestión ilegal.

Industriales incompetentes y explotadores

Los empresarios amenazan con el cierre de sus molinos “si no se detiene el ingreso ilegal de la harina argentina “.

Ingresa harina Argentina porque es mas barata y de mejor calidad que el producto local. Lo que desean esos empresarios es que los paraguayos paguemos precios mas elevados por un producto vital para la canasta familiar como es la harina.

¿Por qué el consumidor paraguayo tiene que subsidiar la incompetencia de esos empresarios?

Si en Argentina el precio del trigo está anclado a 180 dólares la tonelada, mientras en el mercado internacional es mucho mayor, ese hecho solo interesaría si el precio del trigo nacional es mas alto que el argentino; pero en este caso los molineros locales pueden adquirir el trigo en Argentina, industrializarlo en Paraguay y vender la harina a la Argentina; esto solo será posible a condición de que nuestros empresarios tengan mayor productividad y sean mas competitivos, aprovechando la ventaja comparativa de que los costos laborales y previsionales que rigen en Paraguay son mucho mas bajos que en la Argentina.

El consumidor paraguayo tiene derecho a adquirir en el mercado los mejores productos al más bajo precio; nadie le debe obligar a consumir productos caros y de mala calidad.

El MERCOSUR debe funcionar a plenitud para servir a la gente; la integración regional debe consolidarse y avanzar para promover el bienestar general y elevar la calidad de vida de los habitantes de la región.

Jdcm@activenet.com.py