lunes, 24 de marzo de 2008

OPINION DE DOS EXPERTOS SOBRE MERCOSUR

Jorge Darío Cristaldo (Izq.) y Aldo Centurión.
Presentarán un programa de inserción del país en el Mercosur.

Economía, Sábado 22 de marzo de 2008

PRESENTARAN UN PROGRAMA DE GOBIERNO A LA OPINION PUBLICA

Resaltan que no hay plan de inserción en Mercosur

Dos expertos en el tema Mercosur llaman la atención sobre la no existencia en nuestro país de un programa de Estado de inserción en el proceso de integración del Mercosur. Ni en este gobierno ni en los anteriores, y tampoco dentro de los proyectos de los candidatos presidenciales, afirman.

Ni en este gobierno, ni en anteriores, ni en los programas de los candidatos presidenciales existe un programa de inserción en el proceso de integración del Mercosur, lamentan los doctores Jorge Darío Cristaldo y Aldo Centurión, dos expertos en el tema. Presentarán próximamente a la opinión pública un programa de gobierno sobre el Mercosur.

Tanto Cristaldo como Centurión son expertos en el tema y han escrito libros sobre el Mercosur. Cristaldo es candidato de la Alianza Democrática Tricolor de la Lista 3 a parlamentario del Mercosur (Parlasur) y Centurión es asesor técnico. Durante una visita a este diario expresaron que el 25 ó 26 de marzo, mes aniversario del Tratado de Asunción (suscrito el 26 de marzo de 1991 y que consagra la creación del Mercosur) presentarán a la opinión pública un programa de gobierno sobre el Mercosur, en el cual se establecerá claramente el objetivo político, el objetivo estratégico y la línea de acción del pueblo paraguayo, en la cual deben asumir un rol protagónico los gremios empresariales, los sindicatos, los medios de comunicación, el sector académico, todos los sectores de la sociedad civil.

Les recordamos a nuestros visitantes las constantes trabas que nos aplican nuestros grandes "socios" del Mercosur, Argentina y Brasil, para el acceso a sus mercados, las que sirven para afirmar que hasta hoy el Mercosur no nos sirve.
Respondieron que eso se debe a nuestra propia decisión como país. No es que Brasil o Argentina asumen un papel preponderante sino que Paraguay les deja asumir ese papel y no asume el rol de igualdad; tenemos un Mercosur de iguales donde cada Estado parte es un voto decisivo para gestionar y conducir el proceso de integración.

Les preguntamos cómo se puede hablar de igualdad habiendo asimetrías tan grandes, y Centurión respondió que en primer lugar Paraguay no tiene un plan de inserción competitiva en Mercosur desde 1991 hasta hoy.

Tampoco existe un plan de mejoramiento de competitividad como lo tienen Brasil y otros países. Segundo: Falta la capacidad institucional para llevar adelante todas las normativas; no tenemos un programa de formación y capacitación laboral fuerte y consistente y los otros países socios lo tienen.


Si los otros tienen por arriba del 50 por ciento de las carreteras asfaltadas, nosotros apenas tenemos el 7 por ciento. Si gastamos 16 dólares per cápita en salud, los otros gastan 200.

Resaltaron que uno de los grandes temas centrales en este proceso es la hidroelectricidad, que debe ser renegociada con Argentina y Brasil. Están los recursos del FOCEM de 444 millones de dólares, que se puede extender a 500 millones, están los fondos del arancel externo común que deben negociarse porque son alrededor de 10 mil millones de dólares, de los cuales una parte importante podrían provenir al Paraguay. Con todos estos recursos se puede transformar el Paraguay en diez o quince años.

Pero por supuesto, necesitamos un presidente honesto y que tenga un equipo preparado que vaya a defender esos intereses, señaló Centurión.

Por su parte, Cristaldo resaltó que hay muchísimas normas aprobadas por el Consejo del Mercosur y ratificadas por los Estados partes que no se cumplen, por un lado.

Por otro lado, hay centenares de normas que ya han sido aprobadas en Mercosur pero que no han sido ratificadas por todos los Estados partes. "Ahí tenemos una función del Parlasur decisiva: Porque si el Parlasur aprueba una propuesta normativa o ratifica una normativa ya aprobada por el Consejo, los parlamentos nacionales van a tener solamente 180 días para aprobar o rechazar. Hasta ahora no existía ese plazo".

Otra función es la de denunciar los incumplimientos que se dan en la región con nombre y apellido de las autoridades y funcionarios.